Skip to content

En la iglesia de Santa Sofía, en Constantinopla, Balduino IX es coronado primer emperador latino como Balduino I (16 de mayo 1204)

15 mayo, 2018

El Imperio latino o Imperio latino de Constantinopla (nombre original en latín: Imperium Romaniae, «Imperio de Romania») es el nombre dado por los historiadores al estado feudal cruzado fundado por los líderes de la Cuarta Cruzada en los territorios capturados del Imperio Romano de Oriente. Fue establecido después de la captura de Constantinopla en 1204 y se prolongó hasta 1261.

El Imperio latino tenía por objeto sustituir al Imperio “Griego” como sucesor titular del Imperio romano en el este, con un emperador occidental católico entronizado en lugar de los emperadores orientales ortodoxos.

La corona imperial fue ofrecida en un principio a Enrico Dandolo, quien se negó a aceptarla. La elección entonces se encontraba entre Balduino IX de Flandes y el nominal líder de la cruzada, Bonifacio de Montferrato. Mientras Bonifacio se consideraba la opción más probable, debido a sus conexiones con la corte bizantina, Balduino era joven, valiente, piadoso y virtuoso, uno de los pocos que habían interpretado y respetado sus votos cruzados de manera estricta, y el líder más popular en el ejército.

Balduino IX conde de Flandes, o también Balduino VI conde de Henao fue el hijo de Balduino V, conde de Henao, y Margarita de Alsacia, condesa de Flandes. Balduino I había sido un aliado de la casa real inglesa de los Plantagenet, que combatió del lado de Ricardo I contra Felipe II de Francia.

Con el apoyo de Venecia, fue elegido Balduino el 9 de mayo de 1204, y coronado el 16 de mayo en la iglesia de Santa Sofía en una ceremonia que seguía muy de cerca las prácticas bizantinas. Durante su coronación, Balduino llevó una joya muy cara que el emperador bizantino Manuel I Comneno había comprado por 62 000 marcos de plata. La esposa de Balduino, sin darse cuenta de estos hechos, había zarpado para Acre.​ Allí se enteró de la elección de su marido como emperador, pero murió en agosto de 1204 antes de que pudiera reunirse con él.

El Imperio latino fue organizado en principios feudales: el emperador era el señor feudal de los príncipes, que recibían porciones del territorio conquistado. Su propio feudo consistía de la ciudad de Constantinopla, sus regiones circundantes en el lado europeo y en el lado asiático, otras zonas periféricas y varias islas como Lemnos, Lesbos, Quíos y Tinos.

El Imperio latino no logró obtener la dominación política o económica sobre los otros feudos latinos que se habían establecido en los antiguos territorios bizantinos como consecuencia de la Cuarta Cruzada, especialmente Venecia, y después de un breve período inicial de éxitos militares el Imperio latino entró en una constante decadencia.

Debilitado por la constante guerra con los búlgaros y los estados sucesores griegos, finalmente cayó ante el Imperio de Nicea bajo el emperador Miguel VIII Paleólogo en 1261. El último emperador latino, Balduino II, fue al exilio, pero el título imperial sobrevivió, con varios reclamantes para él, hasta el siglo XIV.

 

Anuncios
No comments yet

Sus comentarios son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: