Skip to content

El emperador romano Juliano el Apóstata, sale de Antioquía con un ejército de 90 000 hombres a invadir el Imperio Sasánida, campaña en la que encontraría la muerte (5 de marzo de 363)

4 marzo, 2018

Para evitar una larga guerra de posiciones y desgaste —que se suponía beneficiaba a los persas—, Juliano contaba con la alianza del rey armenio Arsaces II. La intención de esta gran expedición de 65.000 hombres parecía ser la instalación en el trono persa del príncipe Hormizd, hermano del rey persa Sapor II, que había huido al Imperio romano en 324.

Los testimonios de Zósimo y Amiano Marcelino permiten una reconstrucción bastante precisa de la marcha del ejército romano, iniciada en marzo de 363. Una gran victoria lograda cerca de Seleucia del Tigris permitió a Juliano alcanzar la capital sasánida, Ctesifonte, sin mayores contratiempos. Pero ante la imposibilidad de tomarla por asalto, decidió marchar hacia el norte y unirse con la columna conducida por su lugarteniente Procopio.

Para conseguir una mayor rapidez de movimientos, ordenó inopinadamente la quema de la flota, que hasta entonces había acompañado al ejército a lo largo del Tigris, lo que sin duda desmoralizó a la tropa. En el curso de una marcha agotadora, continuamente hostigado por un enemigo que se negaba a presentar batalla, Juliano sucumbió en una escaramuza el 26 de junio de 363, alcanzado en la espalda por una jabalina.

Al morir pronunció las célebres palabras “Vicisti, Galilæe”

 

Anuncios
No comments yet

Sus comentarios son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: