Skip to content

Egmont o la eviterna búsqueda del Vellocino de Oro (III)

11 enero, 2018

Esta es el tercer discurso de una serie cuya primera parte pueden leer aquí y la segunda aquí

Jasón postergado

El conde de Egmont era miembro de la Insigne Orden del Vellocino de Oro (Toisón de Oro), una orden militar exclusiva (sólo estaba integrada por unas decenas de ilustres guerreros) creada en 1430 para defender a la Iglesia Católica, a las mujeres y a los oprimidos, revivir el espíritu caballeresco medieval, y atemperar a los guerreros imbuyéndolos del ejemplo heroico del mítico Jasón. Así como Jasón había escogido a los mejores griegos para recuperar el Vellocino de Oro y devolver la legitimidad al trono, la Orden escogía su membresía sólo entre los mejores y más nobles guerreros de la Cristiandad. El gran maestre de la Orden era, precisamente, su primo Felipe II de Austria, y el símbolo característico de la Orden era un Vellocino de Oro.

Cuentan que, además de caballero, galante, buen bebedor y bailarín consumado, Egmond era valiente hasta la temeridad, lo que le consiguió el aprecio, la gratitud y la admiración de sus compatriotas españoles y flamencos. Cuando en 1559, Felipe II nombró como gobernadora a su ilegítima –pero bella, brillante y capaz– hermana Margarita de Austria y Parma (A la derecha), la aristocracia flamenca se decepcionó, pues creyó que tal responsabilidad debió haber recaído en el popularísimo conde de Egmond.

El Rey de España, Felipe, creyó prudente terminar con la política de tolerancia de su padre y que había que meter en un mismo saco a los protestantes pacíficos como a los violentos. Y tal medida prudencial se asentaba en el irrefutable hecho de que la aristocracia protestante Nederlandesa era bastante levantisca, por decir lo menos. Desde el nombramiento de Margarita de Austria y de Parma como gobernadora –azuzados por Guillermo el Taciturno (a la derecha)– los nobles no cesaban en su empeño de denostar y hostigar a su ministro más valioso, sofisticado y culto: el brillante diplomático cardenal Antoine Perrenot de Granvelle, conde de La Baume Saint Amour (A la izquierda).

Pero en esa resistencia activa en contra del cardenal de Granvelle, los protestantes no estaban solos. Los nobles católicos también querían verlo partir. Lamoraal, el conde de Egmond se rehusaba a tomar asiento en el Consejo de Estado si el Cardenal Granvelle no se retiraba.

Exigit sinceras devotionis affectus

Despreciando el consejo del Papa de esa época, Felipe II hizo oídos sordos a la oposición a Granvelle y extendió la jurisdicción de la Inquisición para que juzgara a los enemigos de los representantes de la Corona y de la unidad religiosa (pues en cierto modo eran los mismos).

Hay que decir, pues callarlo sería faltar a la justicia, que –en medio de naturales defectos institucionales– la Inquisición Española cumplió perfectamente su papel al salvaguardar la unidad religiosa de la Península Española y otras regiones de su Imperio, modernizó en su época los procedimientos penales y morigeró sustancialmente la aplicación de la tortura, aunque Hollywood se empeñe en hacernos creer lo contrario. (He aquí un par de artículos para quitarse telarañas de la mente en relación a la Inquisición Española: I, II, III, y IV)

Pero el punto es que en las Diecisiete Provincias el problema no era sólo religioso, sino económico, impositivo y foral. Al igual que la Liga Hanseática, las regiones y burgos de los Países Bajos eran extremadamente celosos de sus legítimos derechos, estatutos y privilegios frente a la Corona, y desde que fueron subsumidos por la soberanía Borgoñona –y luego traspasados a la corona española–, estos derechos estaban en constante retroceso acosados por impopulares impuestos no consensuados con los órdenes lugareños. Era –además de religioso– un delicado y complejo conjunto de problemas relacionados precisamente con la legitimidad y las tradiciones locales.

Lamentablemente, la Inquisición, en ese brumoso y enrevesado panorama flamenco, tenía poco que hacer.

El Cardenal Granvelle tuvo que abandonar su cargo.

Continuará

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 25 marzo, 2009 2:40 PM

    “mentirijilla política”jajajajaajaja casi no ves los Simpson

  2. 25 marzo, 2009 2:41 PM

    “el problema no era –todavía– religioso, sino económico”para ser honesto, eso es igual hasta la fecha, la mayoría de guerras, sino todas a mi juicio son motivadas por modelos económicos, que a veces lo disfracen como impulsados por airosos veintos de libertad es otra cosa. Pero bien sabemos que solo son patrañas para encender al pueblo.Saludos

Trackbacks

  1. Pan, circo, borregos…y llaveros satánicos III | Un Técnico Preocupado
  2. Egmont o la eviterna búsqueda del Vellocino de Oro (II) | Historia en el marco de las excelencias de la cultura clásica
  3. Egmont o la eviterna búsqueda del Vellocino de Oro (IV) | Historia en el marco de las excelencias de la cultura clásica
  4. Egmont o la eviterna búsqueda del Vellocino de Oro (V) | Historia en el marco de las excelencias de la cultura clásica

Sus comentarios son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: