Skip to content

Fray Cristóbal de Torres, arzobispo de Santafé, fundó en 1653 el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (18 de diciembre de 1653)

17 diciembre, 2017

Después de tres siglos de dominio español, en las vísperas de la independencia hispanoamericana, siglos en los que había reinado la paz interna (léase bien: sin ningún ejército de ocupación), España dejó firmemente establecidas en las Indias, 24 universidades cuyo prestigio superaba muchas veces a las universidades del viejo mundo, y 16 Escuelas o Colegios de naturaleza técnica o profesional.

Viene al caso mencionar que los nativos podían estudiar en ellas y de hecho lo hacían.

Dentro de este marco, Fray Cristóbal de Torres es designado en 1634 por el rey Felipe IV como arzobispo de Santafé (Bogotá), sede episcopal que regentaría hasta su muerte. Ya en América, se convierte en un gran reformador respaldando generosamente las obras de caridad que se realizan en distintas partes de su jurisdicción (que comprendía todo el Nuevo Reino de Granada, es decir, Colombia, Venezuela, Ecuador, Panamá y Guyana), por lo que se enfrenta en varias ocasiones con el Presidente de la Real Audiencia de turno.

Con autorización del rey Felipe IV, el arzobispo de Santa Fe, fray Cristóbal de Torres, fundó en 1653 el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, como forma de acabar con la rivalidad entre la Universidad de Santo Tomás y la Academia Javeriana (hoy Universidad Javeriana); su colegio mayor pronto se convierte en la institución educativa más prestigiosa del Nuevo Reino. Fue la tercera universidad más antigua de Colombia, detrás de la Pontificia Universidad Javeriana fundada en 1623 (la segunda más antigua) y de la Universidad Santo Tomás, de 1580. El Rosario es la única que no ha interrumpido su actividad.

Inicialmente, el Fundador designó a dos frailes dominicos como Rector y Vicerrector respectivamente, pero se reservó el derecho de nombrar a los Colegiales que gozarían de beca completa y vivirían en el claustro, hasta su grado, más o menos durante siete años.

Al no haber designado entre estos primeros alumnos a ningún religioso de la orden de Santo Domingo los frailes, que consideraban el Colegio como un bien propio adquirido por donación, protestaron ante el Fundador quien en respuesta dictó las Constituciones que aún hoy rigen en lo esencial y demandó a la Orden para que entregara el Colegio a los Colegiales de Número.

Desde su fundación, fue pensada como una universidad “de” y “para” sus estudiantes, a quienes les fue entregada a través de las Constituciones. De hecho, a pesar de la posterior demanda interpuesta por la Orden de los Dominicos en contra de sus órgano de gobierno, siguió la tradición “Universitas Scholarium” del Estudio de Bolonia, distinta de la “Universitas Magistrorum”, vigente para entonces en la Universidad de La Sorbonna en París.

Por su devoción a la virgen María y al Rosario, fray Cristóbal recibió del rey el título de Restaurador del Santísimo Rosario.

Anuncios
No comments yet

Sus comentarios son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: