Skip to content

Domingo de Jesús María. Los imperiales católicos españoles y alemanes vencen a los rebeldes bohemios en la Batalla de la Montaña Blanca (8 de noviembre de 1620)

7 noviembre, 2017

Cuadro sobre el altar maestro de la iglesia de Nuestra Señora de las Victorias en el barrio de Mala Strana, por Anthony Stevens (1641)

La batalla de la Montaña Blanca, librada el 8 de noviembre de 1620, fue una de las primeras confrontaciones militares en la guerra de los Treinta Años. En ella, un ejército de 20.000 checos y mercenarios bajo el mando de Cristián de Anhalt se enfrentó en las cercanías de Praga a 25.000 hombres de los ejércitos combinados del Sacro Imperio Romano Germánico de Fernando II, dirigido por Conde de Bucquoy, soldados de España y los Países Bajos Españoles y de la Liga Católica de Alemania, al mando del ilustre Conde de Tilly. La batalla marcó el fin del período bohemio de la guerra de los Treinta Años al entrar las tropas imperiales en la capital de Bohemia y someter a los protestantes.

Domingo de Jesús María (1559-1630) fue un carmelita descalzo español, que detentó importantes cargos dentro de la Orden y es famoso por su participación en esta batalla en particular, y en la guerra de Treinta Años en general, así como por la fundación del monasterio de los que la orden tiene en Gante. Actualmente se ha abierto un proceso de canonización para elevarlo a la santidad

En calidad de legado del papa Gregorio XV ante Fernando II de Habsburgo, jefe de la Liga católica contra los insurgentes protestantes del Reino de Bohemia, Domingo marchó desde Roma en junio de 1620 para reunirse con Maximiliano I de Baviera, en territorio checo. Llegado al campo, persuadió a éste de librar batalla pues la victoria futura de las fuerzas católicas le había sido revelada durante un extasís acontecido en la fiesta de la Asunción.

Mientras que los ejércitos de la Liga Católica persiguían a los rebeldes en dirección a Praga, el carmelita visitó el castillo de Strakowitz, saqueado por los insurgentes, y descubrió un cuadro de la Natividad dañado por los iconoclastas. Así se le ocurre la idea de consagrarse al desarrollo del culto de esta desdichada pintura. A su regreso entre los régimentos del duque de Baviera, recibe la noticia de la adhesión del capitán húngaro Gabriel Bethlen a la causa de protestante. Colgando la imagen santa a su cuello, sube a un caballo y crucifijo en mano, recorrió las tropas católicas recitando versos de los salmos.

El combate que siguió fue llamado batalla de la Montaña Blanca y concluyó, el 8 de noviembre de 1620, con la victoria de los ejércitos católicos sobre los rebeldes del conde palatino Federico V.​ El cuadro fue solemnemente expuesto en Roma, en el convento de los carmelitas descalzos en el monte Quirinal. Venerado bajo el nombre de Nuestra Señora de las Victorias, recibió numerosos donativos de parte de príncipes europeos: coronas y piedras preciosas, así como las veinticinco banderas tomadas al enemigo durante la batalla.

Si bien el ejército imperial contaba con cierta ventaja numérica, la envidiable posición defensiva adoptada por los checos hacía prever una situación de igualdad. La explicación de la rápida victoria del ejército imperial puede estar en la despreocupación de los oficiales checos y en la desmoralización de los soldados que defendían los estamentos de Bohemia, tanto más cuanto que dichos estamentos no mostraban disposición a pagar la soldada.

Como consecuencia, cuando las tropas católicas lanzaron un ataque frontal, los mal pagados mercenarios del ala izquierda se dieron a la fuga, lo cual provocó tal desmoralización entre las tropas defensoras, que los atacantes entraron al cabo de pocas horas en Praga.

Los protestantes pierden 5 000 hombre dejan abandonados su material de guerra y su artillería. Veintisiete cabecillas de la revolución son ejecutados en la Plaza de la Vieja Ciudad, al centro de Praga. Los protestantes y Federico V abandonan el país. La brevedad de su reino le vale el apodo de “Rey de un invierno”.

la victoria en la batalla pone fin a la sublevación de Bohemia y las tropas españolas, buscando rodear las Provincias Holandesas rebeldes, ocupan el Palatinado del Rhin.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Elba Barrionuevo Gargurevich permalink
    8 noviembre, 2017 6:20 PM

    Muy interesante la historia de esta batalla,no estaba muy enterada de como fue,me gusta conocer los acontecimientos histórico.

    • 8 noviembre, 2017 7:24 PM

      Me alegra que te haya gustado, Elba. Eres muy amable por leerme y compartir tus impresiones. Muchas gracias.

Sus comentarios son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: