Skip to content

La imposibilidad de educar

13 diciembre, 2011

Acabo de toparme (vía Barcepundit) con este artículo, que si no fuera porque no puedo, me habría gustado escribir yo.

Pienso que desde niños hemos sido formados de tal manera que nos es sumamente dificultoso salir –ahora que somos adultos– de las telarañas mentales que la calle, la industria cinematográfico-televisiva y la propaganda han urdido alrededor de nuestra inteligencia y de nuestra voluntad. A eso se añaden unos hábitos de lectura (cuando existen) que estragan el raciocinio y una estructura de pensamiento –propuesta por los medios digitales– que tira a lo pedestre, a lo fácil, a lo mediocre… (léase “140 caracteres en twitter”). Y así nos sentimos cómodos.

El autor del artículo es (o era) un catedrático de Comunicación Social en la Universidad Javeriana y expone su experiencia con lo que acabo de decir mejor que yo. Habla de sus estudiantes (entresaco algunos párrafos, y las negrillas son mías):

“…Un párrafo sin errores. No se trataba de resolver un acertijo, de componer una pieza literaria o de encontrar razones para defender un argumento resbaloso. No. Se trataba de escribir un párrafo que condensara un texto de mayor extensión. Es decir, un resumen. Un resumen de un párrafo. Donde cada frase dijera algo significativo sobre el texto original. Donde se atendieran los más básicos mandatos del lenguaje escrito –ortografía, sintaxis– y se cuidaran las mínimas normas de cortesía que quien escribe debe tener con su lector: claridad, economía, pertinencia. Si tenía ritmo y originalidad, mejor, pero no era una condición. La condición era escribir un resumen en un párrafo sin errores vistosos. Y no pudieron.
“De esas limitaciones e inseguridades mías, quizá, vengan las pocas y tibias preguntas de mis estudiantes este último semestre que di clase, sus silencios, su absoluta ausencia de curiosidad y de crítica. No supe preguntar esta vez, no supe invitarlos a pensar. De ahí quizá vengan sus párrafos aguados, con errores e imprecisiones, inútilmente enrevesados, con frases cojas y desgreñadas. Esos párrafos vacilantes, grises, temblorosos que me entregaron durante todo el semestre. Pareciera que estoy describiendo a un grupo de zombies. Quizá eso es lo que son. Los párrafos, quiero decir.
“Debe ser que no advertí cuándo la atención de mis estudiantes pasó de lo trascendente a lo insignificante. El estado de Facebook. “Esos gorditos de más”. El mensaje en el Blackberry que no da espera.
“Estoy por pensar que la curiosidad se esfumó de estos alumnos míos desde el momento en que todo lo comenzó a contestar ya, ahora mismo, el doctor Google.
“Es cándido echarle la culpa a la televisión, a Internet, al Nintendo, a los teléfonos inteligentes. A los colegios, que se afanan en el bilingüismo sin alcanzar un conocimiento básico de la propia lengua. A los padres que querían que sus hijos estuvieran seguros, bien entretenidos en sus casas. Es cándido culpar al “sistema”. Pero algo está pasando en la educación básica, algo está pasando en las casas de quienes ahora están por los veinte años o menos.
“Mi sobrino le dice a su madre, mi hermana, que él sí lee, que lee mucho en Internet. Es una respuesta generacional y genérica. La pregunta es cómo se lee en Internet. Lo que he visto es que se lee en medio del parloteo de las ventanas abiertas del chat, mientras se va cargando un video en Youtube, siguiendo vínculos. Lo que han perdido los nativos digitales es la capacidad de concentración, de introspección, de silencio. La capacidad de estar solos. Sólo en soledad, en silencio, nacen las preguntas, las ideas. Los nativos digitales no conocen la soledad ni la introspección. Tienen 302seguidores en Twitter. Tienen 643 amigos en Facebook. “
En mi país, El Salvador, no llegamos a tener esos problemas. Aquí, además de atrapados en nuestras telarañas, ni siquiera nos han enseñado el castellano.
¿Podremos salir de este hoyo? Lo dudo.
FIN
Anuncios
22 comentarios leave one →
  1. Rocio Maravilla permalink
    13 diciembre, 2011 8:42 AM

    Jc, me adelante a que me lo compartieras el enlace, y me ha gustado mucho esta nota, ¿Sabes por que? Por que soy maestra de profesion en Ingles y me entristece ver cuando mis estudiantes prefieren ver una pelicula a leer un libro, como por ejemplo Pride and Prejudice de Jane Austen, y ese es un ejemplo por no mencionarte muchos!!! yo soy amante de los libros, novelas, historia y más…. al encontrarte en silencio, y descubrir como te habla un libro, despues te vuelves un expectador en tu mente de todo lo que lees, es para eso que la lectura te es es util para hacer crecer mas la imaginación; considero que los grandes artístas o creadores artisticos sea el caso que sea, leen mucho, y eso lo hacen para documentarse y poder crear sus historias, u otras invenciones, para mí la lectura es mágica, puedes viajar al pasado, al futuro, a lo invisible, al infinito, sin embargo, la tecnología hoy en nuestros días, vuelve a las personas a veces como tu mencionas en una de tus notas, zombies, te evitan pensar, analizar, razonar y pues críticar, creo que lo tradicional, no tendría porque pasar de moda, el hecho de tener un libro en pdf-digital a veces te le quita sentido o gusto a la lectura, pues con un libro en tus manos puedes estar en la rama de un árbol, en donde tu prefieras viajando en el tiempo, y en la imaginación, me gusto tu nota, que pases un feliz día!!!!

    • 18 diciembre, 2011 9:01 AM

      Gracias por regalarnos tu visita, Rocío:

      Dices: “…mis estudiantes prefieren ver una pelicula a leer un libro…”

      Cabal. Y eso parece que también está por finiquitar, pues me da la impresión que los vídeos que pasan de un minuto se están volviendo insoportables (a menos que sea un vídeo juego, claro está). A estas alturas del juego, me bajaría el sombrero frente a un joven que sea capaz de soportar la cinta “Pride and Prejudice”. Con Transformers y Hulk les va mejor…

      Dices: “…te evitan pensar, analizar, razonar y pues críticar…”

      Así es. Cualquier mal pensado diría que el “sistema” está diseñado para crear mano de obra esclava.

      Gracias, Rocio. Saludos

      JC

  2. Margarita Maldonado permalink
    13 diciembre, 2011 7:42 PM

    Y aqui en nuestro pais por desgracia el Mined y su reforma educativa es un desastre, yo soy totalmente APOLITICA, no me interesa si el ministro es de uno o de otro partido, HOY TODOS LOS ALUMNOS PASAN! aunque no sepan nada. A los haraganes que dejan materias les dan varios chances para hacer pruebas para que pasen, HOY POR TODO HAY DEMANDAS en contra de maestros y de Instituciones educativas, hoy todo es maltrato!! ya hubiera querido ver a los estudiantes de hoy en dia en los tiempos de antes cuando uno leia los libros completos de diferentes obras y te costaba pasar de grado. Los alumnos de hoy no saben nada! y hay un gran desinteres por aprender y peor tener conocimientos de literatura, la encuentran aburridisima, buena musica peor! yo creo que muchisimos jovenes preferirian no estudiar solo vagar y no estoy generalizando pero se de lo que estoy hablando, quizas con esto alguien se sienta ofendido pero no es mi intencion, es una realidad que estamos viviendo. Saludos Jc

    • 18 diciembre, 2011 9:43 AM

      Hola Margarita, un placer conversar contigo. Veamos:

      Dices: “…Y aqui en nuestro pais por desgracia el Mined y su reforma educativa es un desastre…”

      Siempre ha sido así. Desde que se declaró la obligatoriedad de la instrucción primaria en nuestro país hasta que pareció instaurarse (pues nunca se instauró realmente) pasaron casi cien años. Entretanto, se vivía de fantasías y discursos políticos. Una vez instaurada, siempre fue pésima y las autoridades simplemente nunca pudieron arreglarla, por muchas “reformas” que le han hecho desde el siglo pasado, sólo lograron hacerla un poco más grande. La auténtica labor educativa en nuestro país estuvo a cargo de instituciones excepcionales y marginales (igual que ahora)

      Dices: “…HOY TODOS LOS ALUMNOS PASAN! aunque no sepan nada…”

      Tampoco esto es exclusivo de nuestro país. Parece que es una práctica “educativa” que es una de las grandes tendencias universales. Incluso en países como los Estados Unidos y los de Europa. Al final de cuentas creo que lo que pasa es que tenemos expectativas demasiado grandes (y sin fundamento alguno, más allá de nuestros buenos deseos) en la educación formal.

      Dices: “…ya hubiera querido ver a los estudiantes de hoy en dia en los tiempos de antes cuando uno leia los libros completos de diferentes obras y te costaba pasar de grado…”

      Tuviste mucha suerte, Margarita. Tengo una gran curiosidad por saber de donde saliste de bachiller, pues eso que cuentas –en general– no se ha dado nunca en nuestro país (salvo, ya dije, en excepcionales y marginales instituciones educativas). En lo que a mi respecta, desde los catorce años, yo no aprendí NADA en las aulas, ni se me obligó a NADA. Y me premiaban con buenas “notas”… mi educación formal en nuestro país fue lamentable también. Y no estoy hablando –se entiende– de las generaciones actuales o recientes…

      Dices: “…muchisimos jovenes preferirian no estudiar solo vagar…”

      Efectivamente: sólo la costumbre social de trabajar, o el hambre, les obliga a dejar esa tendencia.

      Gracias por tu comentario Margarita.

      Saludos

      JC

  3. Margarita Maldonado permalink
    13 diciembre, 2011 7:50 PM

    Rocio tambien me gusta leer tus comentarios :)

    • Rocio Maravilla permalink
      18 diciembre, 2011 1:33 PM

      Pues me ha gustado el tuyo tambien Margarita sea como sea la educación hoy en día con los jóvenes no es la misma, aunque no seamos eruditos en aprendizaje, pero sabemos más que esta generación y es porque nos preocupa el vivir en un sistema de gente burda e ignorante, saludos!!!! Feliz fin de semana!!!!

  4. Ana Eveling permalink
    13 diciembre, 2011 8:40 PM

    Totalmente de acuerdo contigo Conde, y con los comentarios de Rocío y Margarita. Yo soy apasionada de la lectura y de vez en cuando me animo a escribir. Precisamente hoy hablaba con alguien en mi lugar de trabajo, sobre la pobreza en la que ha caído nuestro lenguaje tan hermoso en todos los niveles, incluyendo los profesionales. Ahora que los muchachos usan ese seudo “cyber lenguaje” en correos electrónicos, redes sociales, mensajes de texto, etc… nos damos cuenta del resultado de un pobre sistema educativo y la comodidad que para ellos representa el escribir así y ahorrar esfuerzos. Y enfatizo algo mismo que el Conde, “que se afanan en el bilingüismo sin alcanzar un conocimiento básico de la propia lengua” pues tuve esa experiencia con uno de mis hijos, que sabia mas de la historia de otro país angloparlante, y no de su propio terruño. Que horror! Si a esto le sumamos que no nos educan en la buena lectura, estamos en la calle. Leer en internet? no gracias! yo no cambio el placer de tener un libro en mis manos y sentarme en un lugar quieto a disfrutarlo (a veces no tan quiero como la fila de un banco, pero es que siempre ando uno en mi cartera) Admiro ( pero no envidio) a quien puede hacerlo – con o sin mas ventanas abiertas en el ciber espacio. Me da tristeza leer a personas que incluso tienen un titulo universitario y cuando escriben, no esta presente la ortografía, o una buena redacción, ya ni se diga puntuación. Tuve el privilegio de que mis padres me inculcaron el amor por los libros desde que era niña, y es innegable que la lectura te abre una visión mucho mas amplia de todo, no solo conoces más, sino que tu vocabulario se enriquece, y por ende, te ayuda a la hora de escribir.
    Gracias por este excelente discurso Conde!

    • 18 diciembre, 2011 10:11 AM

      Hola Ana Eveling:

      Dices: “…Precisamente hoy hablaba con alguien en mi lugar de trabajo, sobre la pobreza en la que ha caído nuestro lenguaje tan hermoso en todos los niveles, incluyendo los profesionales…”

      Qué bueno que mencionas eso, pues creo que allí está la clave de este aparente problema. Es la sociedad la que está organizada de tal manera que lo que otrora se llamaba cultura general se ha vuelto inútil. Haber leído a Calderón de la Barca, a Lope de Vega o a Cicerón ya no te sirve de absolutamente nada, pues no es apreciado por nadie ni te da una ventaja en el contexto económico-laboral. Si trabajás, por ejemplo, en un centro de llamadas (como le pasa a miles de jóvenes) la cultura general es una carga ociosa. Igual le pasa a los abogados, médicos, ingenieros etc… La cultura se ha vuelto algo así como los títulos nobiliarios, en una época tan útiles y cotizados, después se volvieron un lujo decadente e inútil. Por eso es que los jóvenes (y los adultos también, no nos engañemos) ni se inmutan cuando se les señala su incultura escandalosa. Para hacer pisto, la cultura es incluso un estorbo.

      Dices: “…sabia mas de la historia de otro país angloparlante, y no de su propio terruño…”

      Siempre he dicho que en nuestro país, el estudio de la Historia está prohibida.

      Dices: “…Me da tristeza leer a personas que incluso tienen un titulo universitario y cuando escriben, no esta presente la ortografía, o una buena redacción, ya ni se diga puntuación…”

      De nuevo: es que ya no les sirve para nada, nadie se las exige, sus jefes son iguales y no les importa. Para destacar profesionalmente las Humanidades sobran (e insisto: no hablo de los jóvenes, hablo de nuestra generación, y de la anterior…) basta echarle un vistazo al mundo político, al empresarial (y lo que da más tristeza) al académico también.

      “…Tuve el privilegio de que mis padres me inculcaron el amor por los libros desde que era niña…”

      Exacto, ese es el último refugio de las letras y de las disciplinas humanísticas: el seno del hogar. Nuestra responsabilidad como padres, aquí, se ve a veces desboradada por el ambiente.

      Te agradezco tus palabras. Le he dado una ojeada a tus blogs: eres una persona interesante. Gracias por permitirnos contarte entre nuestras lectoras. Saludos

      JC

  5. Maria Isabel C permalink
    13 diciembre, 2011 9:32 PM

    Muy de acuerdo. Yo soy “devora libros”, y mi hija también. Algo ha de tener que ver aquella primera mini-biblioteca que le armé cuando apenas tenía 4 meses de embarazo, y por la que tantas burlas pasé. Me encanta que su mejor amigo también es un devora libros, a quien el otro día vi leyendo con pasión Las Aventuras de Tom Sawyer, totalmente absorto en ese mundo de fantasía. Para mí, un libro es como un portal hacia otras dimensiones y realidades paralelas… Disfruto “desconectarme” de este mundo y sumergirme en otros.

    En cuanto a la educación, ¿Qué les puedo decir? En el colegio, TODOS los maestros nos tomaban en cuenta la ortografía y redacción a la hora de calificar. Sí, nos bajaban puntos ¡Por escribir “biologia” en lugar de “biología”! Hoy en día todo es dar copy/paste, al punto que he visto trabajos donde los niños ni siquiera se molestan en que todo el trabajo esté en el mismo tipo/tamaño/color de letra. Si yo fuera maestra, probablemente no aceptaría ni siquiera calificar esos trabajos. Claro que la diferencia también es que si yo sacaba malas notas, pagaba las consecuencias, y hoy en día, cuando un alumno saca malas notas, los padres se presentan al colegio buscando linchar al maestro.

    • 18 diciembre, 2011 10:20 AM

      Isabel:

      Dices: “…Algo ha de tener que ver aquella primera mini-biblioteca que le armé cuando apenas tenía 4 meses de embarazo, y por la que tantas burlas pasé…”

      Como decía arriba, el seno del hogar es el último de refugio de las Letras y de las Humanidades. Ya me imagino las burlas ¡jajajaja! Te felicito.

      “…En el colegio, TODOS los maestros nos tomaban en cuenta la ortografía y redacción a la hora de calificar. Sí, nos bajaban puntos ¡Por escribir “biologia” en lugar de “biología”!…”

      Te digo lo mismo que a Margarita: tuviste suerte de estudiar en un lugar con esas exigencias, son instituciones excepcionales en nuestro océano de mediocridad.

      “…Si yo fuera maestra, probablemente no aceptaría ni siquiera calificar esos trabajos…”

      Precisamente esa fue la causa de que el autor del artículo que comento dejara para siempre la catédra universitaria.

      Saludos, Isabel, fue un placer conversar contigo,

      JC

  6. 13 diciembre, 2011 9:56 PM

    Probablemente sí, pero sería un camino largo y difícil. Recuerdo que hace unos años existía una asignatura común en muchas carreras en la UES y era “Lectura Comprensiva”. Lamentablemente ciertas reformas educativas, en su afán por “resumir y acortar” los programas de grado y pénsum se les ocurrió cortarle las patas a la mesa.

    Interesantísmo el post. Lo compatiré con mis colegas.

    Saludos.

    • 18 diciembre, 2011 10:34 AM

      Gracias, Ricardo, por venir a leernos y a comentar. Es un honor.

      “…Probablemente sí, pero sería un camino largo y difícil…”

      Estoy de acuerdo contigo en lo de largo y difícil, pero no en lo de la probabilidad afirmativa. No veo, por mucho que me esfuerzo, ningún asidero para tanto optimismo. Desde la Independencia se viene queriendo “mejorar” la educación y lo poco que se hace sólo fortalece el plano inclinado descendente. No veo que haya habido un cambio sustancial en la sensibilidad de las minorías rectoras que me hagan creer que “por fín” hoy sí las cosas van a ser distintas. La gente brillante ilumina en nuestro país a pesar de las instituciones académicas y no gracias a ellas.

      Y me temo que así será por siempre.

      Lo que cuentas sobre la asignatura “Lectura comprensiva” y su fracaso no hace sino confirmar mi convicción. Para que esas iniciativas tengan éxito sustancial habría que erradicar la ingerencia de los políticos en la Educación (léase suprimir el MINED) y eso no pasará jamás.

      Saludos, Ricardo

  7. 13 diciembre, 2011 10:23 PM

    Me encanto, sencillamente me encanto este articulo, la gran mayoría de personas en nuestro país no tienen el habito de la lectura, muchos leen solo porque se les pide en el colegio o en la universidad, pero no o hacen realmente con la intención de aprender algo de lo que leen.

    A mi me encanta leer y de vez en cuando escribo sobre muchos temas sobre lo que pasa a mi alrededor incluido este tema.

    Ojala en las escuelas o colegios de hoy empiecen (si es que no lo han hecho) a hacer participes a los estudiantes de este hermoso habito.

    Este articulo es un buen incentivo para aquellos que todavía están pensando si toman un libro para leer. Si lo hacen verán que al principio costar un poco concentrarse (porque no se tiene el habito) y comprender la lectura, pero a medida que se avance en la lectura todo sera muchísimo mejor.

    Gracias por compartir este articulo!!!

    • 18 diciembre, 2011 10:56 AM

      Gracias Flor de María:

      Sin duda nos fijamos en la falta de hábitos de lectura sobre todo de los jóvenes (ya sea porque vemos a nuestros hijos o damos clases y vemos a nuestros alumnos) pero tú tienes razón, Flor de María:

      “…la gran mayoría de personas en nuestro país no tienen el habito de la lectura…”

      El problema es universal y viene de largo, afecta por igual a todas las generaciones. Y como bien dices tú no es algo fácil de arreglar pues implica la cración de hábitos.

      Y eso no es cincueyuca.

      Saludos

      JC

  8. 14 diciembre, 2011 9:59 AM

    La respuesta es , No estamos solos…….. la forma de entreternos ya no es como antes que podias hacer angelitos en la tierra o jugar con chibolas ……….

    la vida online a hecho que muchas cosas cambien…… no solo es gueva de leer sino gueva de escribir….. nisiquiera es gueva … es simple indiferencia……. un valeberga generalizado y mejor pierdo el tiempo en otras comas “Mas entretenidas”

    cuando uno vive solo , y no esta ocupado en algo el pensamiento es imposible de Callar…………………

    Slds.

    • 18 diciembre, 2011 11:00 AM

      Desolador, compadre, desolador.

      Gracias por comentar, Bolux. Saludos

      JC

  9. Rafael Realegeño permalink
    15 diciembre, 2011 6:53 PM

    Interesante discurso y lamentablemente es la realidad en nuestro País a muy pocos nos gusta la lectura la mayoría lo hace obligadamente, ahora hasta programas hay que solo copia uno el texto y va narrando la lectura para que así no sea necesario leer…se puede cambiar pero si se nota casi imposible hacerlos que tengan el habito de la lectura.
    Saludos JC.

    • 18 diciembre, 2011 11:06 AM

      Gracias por venir y comentar, Rafa.

      Dices: “…se nota casi imposible hacerlos que tengan el habito de la lectura…”.

      Eso mismo creo yo, Rafa.

      Saludos

      JC

  10. Noemy permalink
    17 diciembre, 2011 11:51 AM

    JC.
    Realmente, es bastante preocupante. Aunque no soy docente, por razones de trabajo he podido apreciar las deficiencias marcadas en los sistemas de enseñanza aprendizaje. El sistema educativo permite durante la primaria, que el avance del educando, sea de carácter automático, es decir, se debe aprobar alumnos al grado próximo superior sin importar como está su condición de lecto-escritura y ya no digamos los conocimientos básicos de matemática (suma, resta, multiplicación y división). Pero!, curiosamente también he percibido, marcadas limitantes cognitivas en dichas áreas, incluso en los docentes responsables, sobre todo en las zonas rurales.

    Por otro lado, en casa, raras veces existe el auxilio a tiempo cuando los chicos en sus tareas escolares o aún en su permanente actividad lúdica de chateo piden ayuda para escribir correctamente sus mensajes en la red. Y de lectura como hábito? Ni hablar!. Bueno, corrijo! de leer si que leen, pero el problema está en lo que leen.

    Particularmente, me hace gracia, cuando mis hijos, al verme entusiasmada y casi desesperada por concluir una lectura me desvelo frente a mi pc. y otras con copias impresas o con un libro en la mano. Muchas veces me preguntan ¿de que trata la lectura? y percibo que quieren que les explique el “resumido” de la misma. Sin embargo, algo que si noto que les cala y hondo es cuando me acerco a leer sus comentarios o “inbox” y detecto en ellos claros errores de escritura y se los “machaco” irónicamente. Solo entonces, solicitan que se les diga como se escribe tal o cual palabra y es ahi cuando les digo…..Ahí esta el “mata burros” y el otro, el de sinónimos y antónimos, logrando con eso que al menos, aunque con cara de pocos amigos, acudan a los diccionarios a verificar como se escribe correctamente una determinada palabra. En fin! que el corrector ortográfico de word es una “maravilla”, pero las herramientas de la lectura, como lo expresa Rocio Maravilla nos permite acrecentar la imaginación e incluso situarnos en el lugar y momento que queremos; el auxilio de los diccionarios, a mi juicio, siguen teniendo validez para aquellos que aunque sea por satisfacción personal pretendemos que nuestros escritos sean comprendidos de la mejor manera posible.
    Muchas gracias por tus aportes JC.

    • 18 diciembre, 2011 12:33 PM

      ¡Vaya, Noemy, me has puesto a pensar!

      Dices “…curiosamente también he percibido, marcadas limitantes cognitivas en dichas áreas, incluso en los docentes responsables,…”

      Elegante manera de llamarle a este desastre: “marcadas limitantes cognitivas”. Has puesto, Noemy, el dedo en una de las que yo creo son las llagas centrales de este panorama: los jóvenes son como son pues así son sus profesores. Insisto, el problema no es de la última generación; este problema es crónico en nuestro país desde su independencia. Eso me ha llevado a no tanto despotricar sobre el ambiente en el que mi hijo ha crecido absorbiéndolo, sino a preguntarme ¿Cómo me ha afectado ese mismo ambiente (que mutatis mutandis es el mismo en el que me crié y crecí) a MÍ? Porque la anorexia es claramente un mal (la ausencia de apetito necesario para vivir) y querer comer es ya un buen paso… ¡Pero no se come cualquier cosa! No leer nada es un problema, leer ya es un buen paso, pero ¿Qué leo?

      Por eso, animado por lo que dices: “…de leer si que leen, pero el problema está en lo que leen…” doy un salto para dejar de examinar a los demás y examinarme a mí mismo. Crecemos en un ambiente tan inculto, que cualquier cosa que leamos nos hace suponer que estamos dando un paso en la dirección correcta. Acostumbrados a ser auto-indulgentes, siempre damos un paso adelante cuando llaman a “los que leen”, pero esa satisfacción –de múltiples maneras– evita que seamos críticos con los contenidos con los que atiborramos nuestro espíritu. ¿Cómo explicarle a un cipote (de los que leen) que Vargas Llosa, García Márquez (¡Sí, Gabo!), Saramago y Cortázar no pasan de ser ensoñaciones fáciles cuando se les priva de un contexto que sólo los auténticos clásicos pueden brindar?

      Pues en mi caso fue imposible, hasta que creo fue demasiado tarde. Le debo a una tía, que es como mi segunda madre, el darme cuenta de los variados y profundos callejones sin salida a los que me ha llevado una vida de lecturas (socialmente aceptadas) sin criterio alguno. Digo que le debo el haberme dado cuenta, ya que decir “salir de esos callejones”, ya a la edad en la que terminé de caer en la cuenta, me temo que ya no era posible.

      El hábito de la lectura es bueno tenerlo. Mejor es que le acompañe criterio y posibilidad de leer (y releer) lo perenne. Y eso, creo yo, o se forma a una edad muy temprana o uno queda ya lisiado para siempre. Es lo que me ocurrió a mí. Ya cuando me propuse ya no leer más de ficción, creo que el daño en mis hábitos racionales ya estaba hecho. Lo noto paso a paso.

      Una lectura abundante pero sin criterio (hablo de los últimos gritos de “La Casita”), sin un contexto de autores clásicos greco-latinos y castellanos, por muy “inteligente” y “cool” que a uno le parezca, difícilmente forman el buen gusto, confunde las ideas, le llena a uno la mente de prejuicios socialmente aceptados que pasan por distintivos de persona-bien-pensante, y adormece la capacidad de desarrollar lo aprendido.

      Está bien, en suma, que me guste leer, pero mejor es que fuerce mi voluntad a leer cosas que talvez me gusten menos pero que ayudan a estructurar la mente de modo edificante y que nos dan la ilación que tranforma nuestras ideas en SABER. Cuando yo llegue a entender por qué Tucídides es mejor –sí: mejor– que Borjes y por qué Julio César es más enriquecedor que Isabel Allende… En ese momento empezaré a LEER.

      A mí me falta… una barbaridad.

      Leerte es estimulante, Noemy. Gracias y saludos

      JC

  11. Lic. Luis Gabriel Reyes Alfaro permalink
    19 enero, 2012 6:40 PM

    Una página excepcional. Primera vez que la veo. Me interesa enormemente por mi profesión y por el bien de nuestra niñez y juventud.

    • 19 enero, 2012 6:52 PM

      Pues me alegra mucho que le guste Luis. Si le parece puedo ofrecerle mi amistad en Facebook.

      Saludos

Sus comentarios son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: